3am

25-12

Mis manos están heladas,  y sigo escuchando voces artificiales.

Encontrando formas de asesinar al tiempo mientras mi cuerpo me pide descanso.

Ya violentar al cuerpo y la mente es ubicuo.

He perdido el ritmo de la vida y me escondo bajo las sabanas de lo artificial.

 

 

Realidades fantasiosas, individuos en busca de un banal reconocimiento.

Y yo aquí romantizando sus vanos ideales en esta noche lúgubre.

Estar consciente del putrefacto ego que emanan, me carcome el alma.

A las tres de la mañana.

 

 

El grito escalofriante del alma no conmueve mis bajos instintos.

Continuamente navego por el paraíso de lo insignificante.

Miento, reniego y sufro en estas cuatro paredes.

Llegara algún día el momento de despertar.

No lo  sé, pero por ahora juntare mis pestanas.

A las tres de la mañana.

 

 

Redactado por

Cosmos.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s